Quienes Somos
Quienes Somos
Fecha

octubre 13, 2012

Category

El Mercao

Sociedad gastronómica, idea y obra (nunca mejor dicho), de un reducido grupo de pequeños y medianos empresarios, en su mayoría relacionados con la construcción, que se conocían desde hacía años por coincidir en varias edificaciones en Zaragoza y su entorno. Con afinidades similares (el buen vino, la buena cocina y el mejor yantar, el fútbol, el baloncesto, los toros, las cartas, una canción mecida por la guitarra, la conversación distendida….), aquellos primeros promotores alumbraron la idea de buscar un local, acondicionarlo como sociedad gastronómica, y crear un entorno en el que reunirse a conversar con los demás socios, pero en el que también pudieran acoger a sus familiares y amigos los días en que quisieran festejarlos con una opípara comida o una sabrosa cena.
Comentaron la idea a amigos y conocidos, y finalmente entre los fundadores que se reunieron para firmar el acta constituyente en un restaurante de bandera (aún no había local, pero ya se tenía buen gusto), además de los ya mencionados se encontraron, entre otros, ingenieros, funcionarios, corredores de seguros, asesores fiscales, empresarios de la alimentación, industriales, hosteleros, y hasta algún abogado que aprendía su oficio buscando tres pies al gato entre los artículos de los estatutos.
Seleccionada y a medio acondicionar la sede, en la Calle Casta Álvarez 22-24, el nombre de la asociación vino sólo, pues desde la puerta de la “peña” se aprecia la fachada lateral del Mercado Central de Zaragoza, inmejorable lugar para encontrar los ingredientes que transformar en nuestros fogones.
Y de ahí nuestra peña gastronómica quedó bautizada como “El Mercao”.
La empresa de un socio puso las cañerías, la de otro la pintura, otro el aire acondicionado, este instaló los extintores, aquél hizo las cuentas, y ese las verjas de puertas y ventanas. Uno ofertó el vino, el otro los seguros, y uno que había sido de la tuna de Arquitectos Técnicos de Barcelona, y que además de cantar bien, dibujaba mejor, nos hizo el “logo” de la asociación. Marca sin registrar, pero que está en los platos, en los ventanales, en los documentos, y en los delantales y placas con los que se premia al cocinero o cocineros del año (salvo un ejercicio que nadie hizo méritos suficientes).
Han pasado los años. Hemos celebrado comidas, cenas, fiestas de cumpleaños, comuniones, y aniversarios de la fundación de la peña…. y hasta uno de los socios más comprometidos compuso un himno con música de pasodoble aragonés, que todos entonamos en las ocasiones más señaladas. Pues además de cocinar y charlar, a varios de nosotros nos gusta cantar, hasta el punto de que contamos con un karaoke doméstico, donado por otro de los miembros de El Mercao.
Algunos se han ido, y han venido muchos, y la asociación ha crecido y se ha diversificado acogiendo profesionales liberales, agricultores, ganaderos, industriales, distribuidores, empresarios de la restauración, auditores, formadores… hasta llegar a una amplia variedad de socios, de diferentes edades, orígenes y actividades, lo que enrique las conversaciones y garantiza la amenidad de las sobremesas.
Pero lo mejor está por llegar.